Manifiesto de la piedra en movimiento

por Deddie Almodóvar Ojeda

Soy roca, piedra dura y transformable. Estoy compuesta de millares de sedimentos y sentimientos. El agua, el viento, el fuego y la tierra están dentro y fuera de mí. Me desganan y ganan el cuerpo. ¿Cómo?

Una líquida gota puede hacer un hoyo que trascienda el alma y me haga menos materialista. Una caricia del aire eleva partículas de partituras que he cargado con el tiempo, y aunque siempre tengo memorias en la piel, el viento se encarga de recordarlas, cantarlas y limpiarlas. El fuego siempre enciende el motor del movimiento. Me llena de grasa las coyunturas y produce mi danza sobre la Tierra. La tierra es el suelo, familia, la casa de cientos de infinitos universos. La tierra me forma y desinforma. Me construye y deconstruye cuando por ella ruedo dura y «sin» forma universal.

Mi forma es rara; aún así puedo sobrevivir en cualquier lugar al que llegue. Me conozco fuerte, impecable, sentimental, firme, limpia, callada, calmada, llena de tiempos y ansiedades. Piedra soñadora compuesta por tierra de amor. Mis padres, dos peñones llenos de experiencias de trabajo, amor y casi nada de vacaciones también son piedras que escriben para seguir maleables.

Sabes, lo que produce mi cerrada forma son las ausencias físicas y carencias de cariño.

He aprendido jugando con el tiempo y el viento, a amarme a mi misma. Me gusta, no me falta nada. Soy universo completo e incompleto que forma parte de otro todo micro y macro que me reconforta y abraza. Me hace recordar que no estoy sola y que posiblemente hayan otres igual que yo.

Sí que los hay.

He encontrado piedras, algas, ráfagas, llamas que buscan lo mismo: compañía, buena compañía. Nos complementamos como podemos, fluimos, nos disfrutamos, somos, estamos y morimos des-abrazados.

Me pregunto, cuando miro las grandes montañas ¿cuánto años puede vivir una roca sobre esta dimensión?

— Hasta el momento que deje de moverse.

— pero las rocas no se mueven

— mi piedra de alma ha viajado continentes.

Nadie me lleva, solo yo misma, con o sin percepciones.

Si no me muevo me perderé amaneceres. Si no bailo me perderé de mi sexo. Si no escribo el agua penetrará hasta que ya no exista más.

Soy piedra en movimiento.

Intimidante me llaman, pero eso no es lo que solo brota por mis grietas -aunque fuerte y dura parezca. Ni hablar del silencio que caracteriza mi ser. Soy mía y telepáticamente intento hablar con los demás. A grito silencioso lo digo todo. Aullo como lobo las ausencias y el dolor. Sonrío a humedad con mis máscaras producidas por las hierbas y raíces que me rodean, pues qué rica es la tierra mojada. ¿No? Me alinea pisarle.

Me gustan las piedras y más si son tímidas. Si bailan como yo, que hagan el bulto y me acompañen hasta el próximo muro. Que preparada estoy para producir un terremoto.

No moriremos si juntas nos movemos <3

——

Dedicado a Ushuaia, Argentina.

Comparta su pensar