Ráfagas de una conversación con el alma del Tiempo

por Deddie Almodóvar Ojeda

Yo también te amo, pero después de tantos rechazos -entendiendo que por mis acciones fueron provocados- cojo mis pocas pertenencias, que llenan dos carros y tres viajes, y salgo, por donde una vez, sin pensar, entré.

Soy muy sentimental. Así mi carta astral me canta y acaricia al oído con tal noticia. Me dice al cuerpo orgulloso que no llore frente a los demás, que solo haga chistes para no preocupar más a nadie, pues el mundo está demasiado jodido como para que me tomen en seco y foco.

Me levanto en las mañanas con ganas de besar, de observar quién podría estar a mi lado, pero no tengo cuarto, cama ni amores; solo cuerpos extintos en sexo -que no está mal, me encanta eso- sin embargo, me repite la mente cuán sola vivo en este plano más veces.

Qué bueno que nacemos con una familia no escogida. Ahí se produce amor genuino e impuesto por circunstancias dadas, pero siempre hay amor y compañía. Eso es bueno.

Cientos de ojos en mí y ninguno rompe la barrera del párpado para abrazarme y viajar juntos.

Siempre solitariamente acompañada. Cargo frasco corporal deseado por todes a su juventud, pero nadie visualiza su decaimiento. Sigo envejeciendo con experiencias sola.

Ya se me sale por ambos oídos cuán intimidante soy, ¿es que no pueden leer las ventanas de mis ojos?

Soy un gatito que quiere caricias y calor. Soy nómada. Soy naturaleza fría, en movimiento, cambiante y con destellos de luz racional. Soy palabras a veces huecas, pero de sonidos agradables y no ruido. Soy ave mensajera, lombriz siempre feliz, silla vacía para que te sientes, puerta rota para que pases, comida y sed.

No sé si busco enamorarme. Ya al amor lo veo en todo y tal vez solo quisiera compañía. Me duelen más los rechazos que las despedidas. Me duelen más las despedidas que los reencuentros casuales -vernos viejos y solos.

Espítitu, alma del Tiempo «libre», que me acompañas en sueños y parecidas pesadillas ¿qué debo hacer para dejar de pensar en esto y ser otra cosa? ¿Qué piensan los espíritus? ¿Solo vuelas? Quiero poder volar acompañada de mí y sin miedo a que me arrebaten. Las armas y las personas que las tienen me dan miedo. ¿Me enseñas a vivir sin pensar tampoco en eso?

Ciclos continuan…

 

 

Dedicadas meditaciones a los seres de luz con cara de luna.

Imagen de Eduardo Abel Gimenez.

 

Comparta su pensar