Giro

por Deddie Almodóvar Ojeda

Sunshine School era una escuela diferente. Todos sus estudiantes, incluso profesores eran tímidos.

Un lunes el acobardado director presentó a la clase una chica nueva:

-Hola, ella es Lucía.

Nadie, como de costumbre contestó. Ni siquiera se atrevían a levantar la mirada para verla; pero en muy poco tiempo Lucía se adueñó del lugar. Ella era la persona más intimidante de la escuela. No tenía ni un pelo de extrovertida.

-¡Nerd! ¡Feosia! ¡Miren quién llegó, el gordo! ¡Dientes de burro!

Llegó el punto en el que todos le tenían miedo. Esto no era normal. Siempre la timidez rondaba por los pasillos de Sunshine School, pero no había existido nunca la sensación de terror hacia una persona en específico.

Un día en la clase de inglés Lucía le decía, como de rutina, al oído del chico del frente «Ay, ¿por qué siempre estás vestido de negro? ¡Eres roquero! ¡Roquero puerco!». Pero Modesto ya estaba cansado. Todos los días era lo mismo. Así que se puso de pie. Se colocó frente a la clase, y como no era habitual que alguien interrumpiera la materia, se asustaron.

-¿Qué pasó Modesto? -preguntó temblorosa la maestra.

Modesto señaló a Lucía y empezó a reírse de ella. Todos estaban extrañados por esto, pero Modesto no paraba de reír.

El grupo entero se giró hacia Lucía y ejecutaron la misma acción. El sonido era tan abrumante que consternó a las personas de las aulas vecinas, e hizo que salieran y produjeran la misma actuación.

Lucía recordó la sensación. Había olvidado cómo le hacían sentir sus compañeros de la anterior escuela.

 

 

Comparta su pensar